lunes, 24 de diciembre de 2012

EL CORAZON DE TODOS



Soy del fuego por eso no me quemo,
donde la sal y el azucar hacen malabares
alrededor del vaso
medio lleno
medio vacío
llego al fondo
beso
salgo al agua
despierto.

Soy del viento que arrastra
de la playa que palpita con un
instrumento de espuma
sos el cielo
mi corazón es una nube,
grita entre las piedras
un nuevo nombre
que le ha dado el tiempo.

Tu lo sabes mon femme
la fiesta puede acabar pero no el futuro.

Somos el baile baby
no lo sabes
pero eres música
que flota.

-
Fotografía: http://cuentabiologica.files.wordpress.com

viernes, 14 de diciembre de 2012

CONSIDERACIONES SOBRE EL FINAL DEL BAQTUN 13



Un grupo de científicos acostados viendo el cielo, con un cincel en cada mano, penachos de alas de quetzal brillando mientras sus cuerpos tensos y desnudos reciben un baño de plata en el centro de la selva petenera. Los niños son llevados por sus madres desnudas a un baño de luna en medio de estos hombres que se dilatan mirando el cielo. Hablan silenciosamente con el infinito. Hasta ahora no ha existido otro pueblo más exacto en sus cálculos astrono-matemáticos que los Mayas.
Ayer llegó a conversar José Morales, un guía espiritual. Dijo en primer lugar que quería dialogar con todos y eso sucedió, sin tenciones. Dijo que cada cierto tiempo, y que ya ha pasado otras veces, un rayo de luz corre en la alineación planetaria y se interna en la nada. Que Plutón es un sol muerto, viejo y colosal y que junto con otro planeta, no serán parte de la alineación. Dijo que el Oxlajuj Baqtun es universal. Que la mayanización occidental tiene sus fuentes en la trasmigración poética de Asturias y Humberto Ak´abal. Que el calendario Maya ha sido comercializado y que esto tiene mucho que ver con el gran vacío cosmogónico del capitalismo mundial. Que las hermanas y los hermanos, serán iluminados solo y solo si, se empieza a tener conciencia profunda sobre la Madre Tierra. Hablamos de los nahuales y José, con su semblante preciso y arcaico, nos dijo que los nahuales existen en el cosmos y por eso son universales. Que un alemán busque su nahual y lo conozca no es extraño, que es más extraño que no todo el pueblo Maya sepa claramente sobre su cosmogonía por religiones judeocristianas, o que un mestizo de la capital desdeñe la suficiencia de los pueblos ancestrales, eso si es extraño. Que es interesante lo que ha pasado desde el final de los noventas al ir comprendiendo a pasos la revolución del tiempo. Nos hablo de las medidas de tiempo, de los eventos catastróficos que hemos sobrevivido, y que después del Baqtun 13 no seguirá un B14, sino que la cuenta empieza por el uno. Terminó recomendando una oración familiar a las doce del medio día del 21 de diciembre, y contándonos de los rituales alrededor de toda Guatemala. Nos habló de la insuficiencia espiritual del Ministerio de Cultura al ofrecer lugares sagrados, y saturar los hoteles. Por último, hubo preguntas y respuestas. Todo es sencillo, dijo, nunca busquen las grandes respuestas, eso es vanidad, busquen las respuestas en lo natural. Una mujer que pasa toda la mañana echando tortillas al comal está contando, revolucionando y recreando el tiempo. Los tres tiempos Mayas de alimento y sueño. Los cinco días Mayas de resurrección entre la vida y la muerte, el juego de pelota, el crecer del sagrado maíz. Hay muchos mitos y esa es la verdad dijo. Es elegante contar una verdad con una historia de ficción, es un juego creativo, es un juego vital. Lo vi decirnos todo esto con una gran propiedad y manejo del tema. Se va a Bolivia invitado por el gobierno de Evo Morales, un visionario que ya hizo quebrar a varias transnacionales por inculcar en sus habitantes el amor por lo propio. Hablará sobre el Baqtun, una gota de agua ardiente sobre la fértil tierra Maya.
-
F.http://mundodjronymix.files

martes, 11 de diciembre de 2012

BOHEMIA MARAVILLOSA


Me imagino que todavía te comes las uñas, no te gusta cocinar y gastas en los supermercados cosas que después no sabes por qué las compraste. Me imagino que Paulo Coehlo todavía esta en tu mesa de noche. Me imagino que compras cosas para la casa, esas cosas que a la larga van siendo parte de la decoración. Me imagino que seguís siendo insegura, pero habrás aprendido a disimular mucho mejor. Me imagino que seguís hablando dormida y usas un vestido de algodón en vez de un camisón. Me imagino también que te seguís sintiendo vulnerable ante los hombres inteligentes y libres. Creo que tal vez, todavía buscas la justicia social, tal vez un poco de verdadera lucha en los ojos de las demás mujeres y niños. Me imagino que te siguen gustando los choco bananos del mercado, el pan y conversar tranquilamente después de toda la jornada. Me imagino que el que esté ahora a tu lado debe ser una gran persona pues tu también los escoges para eso. No siempre imagino que estas sola y pensando, leyendo algún libro de sociología, quizás algún poema suelto en ese libro viejo que habías olvidado. No me imagino que estés sola y triste, sino radiante y sonriente, lograda, empuñando un racimo de cabellos tuyos frente al espejo. Me imagino que ya no saltas sobre la cama, y los pies han dejado de olerte. Te cepillas normalmente aunque ahora si ya usas hilo y tienes una pasta de dientes de tres colores. Quizás sé que ahora mismo estas planeando irte de viaje, a Tuxtla, a donde dijiste que ibas a llevar a tu mamá para que viera de noche como se agita el mundo en ese parque zoológico extraterrestre. Talvez hoy por la noche, hagas un poco de te. Tal vez hoy por la tarde querrás tomar un lápiz y dibujar una escena erótica con algunos trazos sueltos. Sos mujer y también te gusta el riesgo. Te salís de la hoja. Seguís leyendo el periódico solo los sábados por la mañana, Nuestro Diario. Has dejado todo atrás, has comprado unas botas negras y vas de nuevo a la calle. Tras la puerta unos niños te consideran tan loca que te quieren como sos. Te gusta el café con cremora y darle abrazos a todo el mundo, ser bella. Me imagino que seguis oyendo esa vieja trova de Silvio, la cerveza fría y esos cigarritos a escondidas de todos. Me imagino tantas cosas, tu ropa sobre todo, tu voz delgada como una linea de humo de cigarro, el tequila y la Lila Downs en la frente. Solo que no sé hasta que punto estás, parececiera que el camino te ha llevado tan lejos que solo veo tu reflejo. Pero recuerdo las largas conversaciones, los arcoiris, el cometa gigantesco que vimos, el fin del mundo en cada una de todas nuestras lineas de las manos.

-
Foto: Darren Aronofsky / Black Swan

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Piromanía: El corazón de la mente

No se debería hablar de que el corazón está en el pecho, sino al fondo de la mente. Esto lo digo por el recuerdo de aquella conversación sobre mis poemas más fogosos y que llevaban una clave subversiva contra el odio. Es mejor quemarse que seguir imaginando la llama. 

Desde niño me gusto el fuego. Era natural que un chico de seis años empezara a jugar con él, con una ascendencia Dragón en el calendario oriental y una descendencia Kan en el calendario Maya. Anotando de que en uno era de elemento fuego y en el otro, serpiente emplumada.


Una tarde, si no se dan cuenta, podría haber quemado la casa. Digo que era natural porque mi relación con el fuego empezó desde antes de nacer, desde antes de mi propio ser, el fuego fue el que se abrió camino a través de mi padre y mi madre; fue el fuego el que guió el esperma y fundió las células, fue el fuego el que me hizo en una sola llama doble. 

 Ahora que recuerdo esos poemas tan intensos y sé que pronto verán la luz de más ojos. Creo que sigo respirando y avivándole conforme todo se disipa o cambia. Somos llamas, somos pequeñas fogatas andantes, algún día abriremos los ojos y recuperaremos la oscura presencia, el recuerdo primero de una oscuridad perpetua. Mientras tanto, ardemos juntos. 


 Léster Giovanni Oliveros/cielo pixel.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

EL GRAN HOTEL

Después de 150 años, en pleno siglo XXI, El Gran Hotel se levanta en la 9na. Calle y 8va. Avenida esquina. Sigue siendo ese elegante inmueble que imaginara de una forma tan vivida el propietario alemán don Enrique Richtter. Aun en está época que hace culto a lo breve y desechable, muchos visitantes se admiran de que por dentro aún se conserven en buen estado los frescos del artista Roberto Ossaye. Murales de 1881, fotografías que se han rescatado afanosamente de periódicos antiguos, textos, monedas, rostros que marcaron una época gloriosa que aun es recordada por abuelos con los ojos brillantes de magia y romance, el mismo gusto de haber participado en esas expediciones por el interior de Guatemala y regresar en tren y luego subirse a un carruaje de caballos lustrosos, todo un cuadro impresionista que Camille Pizarro habría pintado con sus brillos más precisos. 
-
 El Hotel San Carlos, El Gran Hotel, fue un punto de glamour y reunión de lo más selecto, no solo de Guatemala sino de varios lugares del mundo. Cantinflas hizo presencia imborrable. Otros huéspedes como María Félix, Pedro Infante, Libertad Lamarque, o el trío los Panchos. De la sociedad guatemalteca el celebre Carlos Mérida era asiduo junto a actores de teatro, músicos y arquitectos con un gusto refinado. Las fiestas eran de gala y toda la fortuna del instante se dispersaba a manos llenas, era una sociedad, en aquel entonces asimilando lo mejor de Europa. El mismo Gran Hotel conservaba matices franceses y por dentro una arquitectura sobria y de buen gusto. 

 Del lado del café, está el ingreso al salón Oro, donde han estado grupos nacionales y extranjeros. El segundo nivel, bautizado como la Suite, es un área que se solicita para recepciones y eventos culturales. Desde la Suite se puede apreciar muy bien el salón Oro en sus noches de conciertos o presentaciones. El Gran Hotel es un lugar místico, exótico, histórico, tanto adjetivo no puede aún captar todo el contenido. Dicen que espantan, que se mueven las botellas, que chocan las copas, toda la Historia se subleva de repente, y no se asuste si una sombra lúdica le sirve un cóctel.
-

miércoles, 21 de noviembre de 2012

FÚNEBRE Y CARNAVALESCO VERSIÓN MAGNA TERRA



De una película como Irreversible y la estética de Sin City, de las bibliotecas dormidas para el mundo y los grandes documentales de Discovery Chanell, de las aparatosas guerras y grandes ideologías, de
las infernales imágenes de Dante y las sacrosantas piernas de la Virgen de la Piedad que ya vale su peso en oro y en diamantes, de las antiguas legiones de hombres felices despellejando a su adversario hasta las hermosas tetas en los lienzos de Boticelli, de las microscópicas niñas que piden una ficha de a cinco centavos en el Amate a los gigantescos automóviles donde transportan papel moneda, de los podridos tugurios, de los insanos mundos que recoge el hambre, de los precipicios de la razón ante la justicia y la vigilancia y la hermosa letra en todos los papeles españoles donde se ejecuta una sentencia, de los culpables a los inocentes, de los festivos saturnales de los hombres de negocios del evangelio completo hasta las susurrantes plagas de hombres sucios que mendigan droga en cualquier esquina, de ellos nace, de ellos supura, de ellos brinca en plomo el calor breve de las armas de fuego y blancas, de las armas rojas y brillantes, sin filo, con fuerza, las sangres que se mesclan con el aire y se oxidan y vuelven el sol negro, desde esas infinitas manifestaciones del delirio, de las soledades extremas en intramuros donde solo se cuelan las palabras más duras, de esas que nace el rencor perpetuo, la última cena, el vaso de cerveza con ron, el vaso, la copa llena de una sidra, extramuros el rumor del humo de las camionetas, las enormes banquetas que se adelgazan con la noche, los zapatos gastados, la baba estirada al límite de los labios resecos por el alcohol del pozo, los puntos, varios puntos de donde emana el olor a canavis y piedra, piedra tras piedra quemándose, puro tras puro convirtiéndose en ceniza y más allá la honda cadencia del grito de una mujer que muere, los balazos para empezar el día, desde la cara de aburrimiento, hasta el terror del tedio, el miedo en los ojos abiertos hasta el ciego comenzar del sueño, no somos, no estamos, no existimos, la infinita invisibilidad, no somos, no tenemos un nombre, no tenemos un pasado ni un futuro, todo es un invento, pero desde todo eso nacen los versos, se mueve la mano, se ensangra el pensamiento.

He aquí de nuevo un libro fúnebre, pero carnavalesco. Leonel Juracán, su autor. No hay más que decir, todo lo demás ensancha el vacío.


-
Fotografía de Dahmane

lunes, 19 de noviembre de 2012

ACTORES PERFECTOS

Te veo jugar con la luz. Estás vestida con tus mejores palabras. La contemplación es la más fina forma de adorar a una mujer. El arte es eso, un perderse infinitamente en los detalles. Por eso ahora mis ojos se nutren de la más exquisita forma de inanición.  Estoy en tu huerto rebosante de colores. Perfectamente atento a tus lentos movimientos que se colapsan con una luz que deserta por la tarde. 

Comprender la locura es abiertamente tirarse al borde. No todas pueden. Los que tratan fracasan. Ana-crónica. Ella no logra solventar el tiempo y no le salen las cuentas. Las bocas bailan de los arboles y solo puede cantar de nuevo esa presencia de canción que arrebata de las nubes. Ahora hasta parezco un británico, ya tengo editor, dice su pareja. Es un chico listo, pero no tanto. Ella una chica linda, pero no tanto. Los dos perdidos, en una locura suculenta de sensaciones sin variaciones peligrosas. Son como los actores de una película famosa. Se sienten felices por las noches.

La braza baila en al fondo del beso, una bocanada de un bribón como yo, un boleto de un bolero boreal que nace.  Ella duerme. El despierta. Ella despierta, el sueña. Sueña saborear el sexo del siglo, el mejor de todos, mejor que la sidra.

lunes, 12 de noviembre de 2012

LIKES



L'essentiel est invisible pour les yeux.
 A Athanasios Vrionis le gusta esto.

 Olga Contreras no siempre...
Lester Oliveros no es simple, querras decir, explícate... 
Olga Contreras quise decir lo que escribí: no siempre (lo esencial es invisible a los ojos). La frase es bonita pero generaliza.
Lester Oliveros dame un ejemplo.
Olga Contreras Damelo vos, es tu muro, no el mío =)  
Lester Oliveros Bueno, mi hermana está muerta, sin embargo esta en todas partes. Cuando Saint Exupery escribió eso, sabía por lo menos que Dios es Fibonacci, un copo de nieve sostiene al mundo, la materia oscura, el boson de Higgs, qué más, la Teoria de Cuerdas, algo incomprobable, vos por ejemplo sin tu ejemplo.
Lester Oliveros 1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21
Lester Oliveros arriba la respuesta sencilla.
Olga Contreras gracias maestro por iluminarme(nos) con tu sabiduría 
Lester Oliveros Como decimos en el Gran Hotel, la gracia es toda tuya. Abrazo la incongruencia, por favor leete el manifiesto surrealista.
Lester Oliveros Y si, no siempre. Feliz.

-
Explicación de la canción: la grabación fue hecha en el Hipódromo del Sur, esa noche, era la primera vez que mi hermana Claudia María Oliveros iba a un concierto.

martes, 6 de noviembre de 2012

YO DUERMO EN SU CAMA


No sé de fechas. No me interesan. Sólo sé que estuvimos, mi hermana, una multitud de gente y yo en el Hipódromo del Sur, una noche que cantó Ricardo Arjona y había más de tres o cuatro estadios de gente cantando. Si hubiera sabido que uno o dos años después un hijo de la gran puta tomó el curso equivocado con pastillas y su carrito de mierda, donde además iba mi hermana, le hubiera dicho cuanto me iba a hacer falta su presencia de furia y felicidad.
Siempre nos peleamos de niños. Ella era la que me miraba con fastidio desde sus años detenidos de colegio, yo en ese tiempo andaba con una rabia de chucho de la calle, rabia por cualquiera y contra todos y la casa era tan pequeña que se mezclaba todo. Pero al fin, ella era mi hermana menor, dos o tres años menor que yo, dos o tres años más pura que yo, y además, supo de matemática lo que yo jamás iba llegar a saber por leer sin descanso esa poesía de los que comen papel y café con leche. Ahora mismo escucho el disco de Ricardo Arjona, ese que por azares y desfavores irónicos, para mi mala suerte se llama Vivo, y donde de seguro estarán condensados los gritos de euforia de Claudia y de toda una generación desencantada de un país de idiotas.
La recuerdo esa noche con sus dientes más blancos que la luna mirando a la gente cantar a todo pulmón. A estas alturas sería mucho mejor que yo, quizás auditora, y ya habría sobornado a todos por darle a mi madre una casa con jardín.
No sé que sería de ese conductor que equivocó el camino y giró en otro sentido cuando vio al camión fuera de borda encender las luces últimas de la vida de dos jóvenes, antes de virar en pánico y perderse para siempre entre papeles frente al juzgado.
Mucho tiempo le costó a mi madre, tiempo, coraje y una alma enferma por la religión e inconsciente de todo su valor histórico, para poder vencer el fantasma de la soledad fría y triste de un amor que era más valiente que todo lo que nos parecía fuerte.
Restos de ella: unas fotos riendo, sus diplomas, carnets del IGSS, su tarjeta de crédito, una cédula donde aparecía tan bonita y seria, un largo ticket de un supermercado, una foto en el carro de su novio, una lápida con un Cristo dibujado con cincel, dos fechas desamparadas.

Yo duermo en su cama.

Guatemala (algún día de noviembre del año 2011).

Fotografía, Ana C.

miércoles, 31 de octubre de 2012

SIN MAÑANA, reseña a un libro de PEDRO CHAVAJAY




Ntz´at ta k´a jar q´iijq´ pa ya´ K´in ruk´aan k´a

Ruchoq´aaq´ ja ni ruk´amoonto kamik shachiik. 1



Una lengua muere cuando mueren sus dioses, cuando ya casi nadie cree en ellos. En éste sentido la lengua Tz´utuhil está vigente, Kuk´aan kaan, ja uxulaa´ 2, en la voz interna de Pedro Chavajay, un pensamiento que nace de las horas sagradas, es como una ola de imágenes vibrantes, como el lenguaje encarna en una poética intersticial, una línea de luz imperceptible, fina, que rompe el tiempo en delgados hilos que no registran los relojes.

El libro está dedicado a su madre, Rosa García, y contiene toda la tristeza combativa que también se oye en Soledad Brother, o en Tedio, libros de escritores que emergen de cierta ternura retro, soy yo tus heridas/ soy yo tu última imagen, pareciera ser la revancha de la joven visión clarividente de un joven de San Pedro la Laguna, conocedor de la magia que encarna el tiempo de sus antepasados, en un viaje que comienza a una hora no indicada…

La editorial Vueltegato acertó al publicar el libro de Pedro en dos idiomas (Tz´utuhil y español), para poder ser leído en sus dos versiones y acotar ritmos. Para los que leen no tendrán ningún problema en curiosear en esa lengua donde las vocales se multiplican.

A propósito de los idiomas habla un verso de invasores con diccionario en mano, que, temían que no supiera decir correctamente (sus) palabras. Se prestidigita todo este discurso entre la magia ancestral y cierta mafia Maya, trasgrediendo códigos del lenguaje, y arremete confiado, me creeré el día más astuto…, ja ya´ nub´an k´a ruk´ ayeewaal 3, y presiente el despertar o la cadencia del fuego, los insectos que rompen los grandes imperios, y persigue aún más con el verso, mientras los telenoticieros expanden los errores…

La mistad que logra con el sentimiento de no pertenecer del todo al tiempo y de algún fantasma vintage que lo avienta alucinado a la extraña sabiduría de sus antepasados. Todos los poemas podrían ser invocaciones, todos, ritual que logra transmutar la realidad a un instante que no permuta si no retorna, que no se sale de cause, si no sobrenada en su propia plenitud sin tiempo.

A menos de un mes y días para el final del Baktun 13, Pedro nos inventa un viaje omnipresente, no a un lugar, sino a una conciencia. Los Siux sabían que cada hombre lleva su patria en la mente. El libro termina en el principio y principia en el final, somos en vida solo pausa, cada uno somos el fin del mundo y el comienzo de otro mundo, las tempestades son las únicas cosas que nos unen con otros lugares.

He aquí un reloj sin batería, detenido para siempre en el ahora.





1 Se dejaba ver las olas del lago que cargaban una fuerza brutal...

2…con olores flotando…

3… el agua construye las penas…



Fotografía: Benvenuto Chavajay, arte.
-

miércoles, 24 de octubre de 2012

ELOGIO A LA DESPROPORCION

Existe una película de Pedro Almodovar en la que, entre la trama, un hombre diminuto empieza a trepar por el cuerpo de una mujer monumental, la película, que es un poema, se llama Habla con Ella. Es un delirio, un sueño de todo hombre. Algunos poemas de Neruda lo mencionan, está presente en la literatura esa pesadilla de entrar por la boca de una mujer y salir por su vagina. Recientemente pude ver un díptico de Aníbal López en el museo de Arqueología y Etnología, es una muestra de esa vertiente que es nacer y estar en los brazos de una mujer monumental, que es eso que nos avienta contra el deseo de ver en una mujer más que a una madre, a una diosa.


Caminando por la calle me gusto mucho ver a una mujer recostada en el umbral de una puerta. Su cuerpo era voluptuoso y su mirada latina, mediterránea y frutal, era de un desconcertante sentido de la desproporción. Como algunas mujeres que he visto al sur, en esa franja que hemos dado en llamar la Costa, me maravillaron sus abundantes líneas. Su cadera era hermosamente amplia, sus pechos rebosantes de textura y sombra; su mirada era temible pero sonrió cuando le dije que era una mujer de verdad. Al contrario de la clásica mujer guatemalteca, bajita, morena y seria, esta era una madona de Rubens. Entonces recordé esas desproporciones en los cuadros de Botero, en la Venus de Willenford, en todo ese arte Tolteca de cabezas inmensas que eran tan desproporcionadas que terminaban siendo divinidades.

Al contrario del mundo, estas amazonas desproporcionadas, que he visto en burdeles y casas de citas, hay unas que se han ganado un lugar en las portadas de revistas de moda. Son delgadas, pálidas y no parecen ser terrenales, las mujeres terrenales, quizás esas mujeres hermosas y con pechos como magnolias, quizás esas mujeres que rompen con la natural línea de la razón y nos conmueven con su volumen erótico, con su piel de búfalo, con sus piernas de elefante blanco y sagrado, esas mujeres son de la tierra.

No hay nada más delirante que mirar de pronto, por curiosidad o por morbo, esas imágenes pornográficas de mujeres con culos estratosféricos, con pechos que compiten con los balones de básquet ball. Sea degeneración de la mente, desgonce moral o cierta perfección hentai, o una evolución de la raza, como lo han presentado en las revistas de los X-Man, siento que un prodigio que con los años se volverá en una mujer que se ríe a carcajadas sentada en un diván para dos personas, no podría dejar de ser lo más mortal del mundo. Una femme fatal que llevará en sus extremidades los besos de mil hombres.

Lester Oliveros R.

jueves, 11 de octubre de 2012

LA OVEJA VERDE

Se cuenta que en un lugar a donde el viento sobaba la contrariedad con inusitada excitación boreal. Nació en un bosque una oveja verde. Muchos se asustaron de tal deformidad en la natura. La oveja verde no encajaba con las blancas que eran el símbolo de la albura y santidad, ni con las negras que eran el símbolo de la rebeldía en aquellas tierras de viento y fuego. Así que la ovejita verde fue creciendo tan sola que se extraviaba en los senderos, donde de ninguna forma era vista ya que era verde como el hortal. Hasta que, sin hacerles simbólico ni el final, ni el color, llegó un gran comerciante, un grandioso creador de marcas y anuncios, que enseguida la volvió un logotipo de una campaña ecológica. Hasta entonces ganó popularidad y fue aceptada por las ovejas, tanto de blancas como de negras.
-

SOBRE LA INSIGNIFICANCIA DEL ARTE




El arte más grande es el arte franco que entra en el ser como una explosión. La música por ejemplo es inmediata, el cine es menos inmediato que la música pero es mucho más difícil captar una obra literaria. Pero el arte sigue siendo elitista. Algunos cuantos pintan, algunos cuantos escriben, uno o tres hacen cine, algunos hacen música. Y luego, un pequeño público, un grupúsculo de críticos detestables, y más abajo en el infiernito ese minúsculo y tenso, algunos compran ese arte pero no lo contemplan.
-

domingo, 30 de septiembre de 2012

CAER O LEVANTARSE




En realidad ahora pienso y dudo, si fue cierto ese llanto de ella al decirme que ese hijo perdido pudo haber sido mío. Pero no lo puedo creer. Toda la vida me he salvado de ser padre con el único recurso fantástico de implorar antes de hacer el amor. Pido que no sea varón ni hembra sino una idea la que nazca. Las ideas no son tan humanas hasta que se las deja ir por ahí con padres adoptivos. Las ideas nacen y se les puede mantener guardada, mas no se les puede prohibir crecer de boca en boca. Pero no era eso lo que quería hablar sino de ella llorando en la orilla de la cama. Claro que se había bebido más de tres litros y claro que yo también estaba drogado, pero sobre todo su llanto que no me lo puedo arrancar del alma. Me decía como entre quejidos que yo no sentía lo de nuestro hijo. Si, se atrevió a llamarlo nuestro, después de decirme que había estado con un fotógrafo australiano que le había tomado fotos desnuda y luego había hecho con ella lo que se hace con las tunas, le quito todito lo que le sobraba para probarla dulzura de sus tetas de nena y su hermoso culo de reina. Pero ahí estaba yo sintiéndome contrariado, porque pena no tenía, tampoco tristeza, menos culpa, lo que tenía en ese instante era unas ganas de un trago en otra parte y que pasaran las doce y amaneciera.  Pero ella llorando y yo a verga no éramos una pareja ejemplar, tal vez éramos ejemplarmente unos idiotas. Por lo pronto me dediqué a calmarla y a buscar donde tenía más pisto para salir por un litro al putero mas cercano. Se dormía rápido era lo bueno y a mi que me encantaba platicar con la putas, aprovechaba para salirme y llegar a unas cuadras a la tienda esa donde vendían comida para todos y había para beber hasta que el cuerpo aguantara caer o elevarse. Pero eso era otra cosa, ahora lo que me preocupa es si ese pequeño de verdad era mi hijo. En realidad no lo he creído nunca pero ya saben ustedes que un hombre niega hasta sus propios hijos siempre, es el mal del latino. Bueno si fue mío, murió. Si no fue mío también murió. Pero siempre he creído que desde entonces nos unía únicamente la lastima y el agradecimiento en pociones infernales. Eso nos unió, un ángel para un final. Nos unió su llanto que nunca oímos, su tibieza que nunca sentimos, su arrullo que nunca conocimos, y entonces ahí estábamos los dos, juntos, maldurmiendo con pesadillas y empujones en una cama donde podría solamente caber el amor y no nosotros. 
-

viernes, 14 de septiembre de 2012

LA SEXTA VOCAL

Erase una vez que había, una vez en cientos de silencios, desde la tierra de lo que soy, una vocal perdida, eso fue lo que oí, un nuevo sonido, oí que me contaban de una vocal perdida a su suerte en ese sitio. ¿Cómo sacarla de su terrible soledad, cómo calmar su sed y su destierro? Era única, sublime y solitaria. Así que me puse a inventar palabras donde cupiera ella, donde su soledad fuera compartida.

lunes, 10 de septiembre de 2012

LA AGRICULTURA EN LA LUNA (CUMBIA)



Aún sueñan mis ojos la música:
Eres muy bonita, pero mentirosa, 
engañas a los hombres…
Una cumbía led
Una sonoridad para hacer crecer 
el trigo y la cizaña en una
luz ultraviolenta…
y tu eras maintenant
la que mis brazos serpiente mordían despacio
y tu eras en avant
la que entregada al danzón tal popular y lunático
encendía adentro otras luces biológicas
el último rayo il pleut
la última teoría chanson
el último invento eran tus labios fille
fuego intenso que era el medio día grand musique
más feliz
que cuando me llegaste a dar un abrazo orbital
por un poema mal leído en plena calle
que hablaba de matar por amor en plena esquina,
todos los demás el ruido de fondo
y vos seguís siendo el pentagrama de jour, de rien.

-
 

lunes, 3 de septiembre de 2012

3 ESTRELLAS AZUCARADAS


A la estrella IRAS 16293-2422 –a 400 años luz-.
-
I
El hommie la ve
y se la come
con los ojos
y la huele completa
la juega y la agata
y la destroza entre las sábanas
luego hace un collar con sus dientes.

-

II
Fui gitano
y fumé ducados
el mundo me dicta un verso
solo quiero decir, hermano,
que viví entre gentes diferentes
y son como todas
mis palabras sin esquinas
bajo la lluvia son expertas en mojarse.
-
III
Veo al cielo
encuentro algón de azucar
color vainilla
con sabor a banqueta
con sabor a colchon robado
con risas color magenta
de a un peso
de un beso
de un enorme terron que se nos pulveriza
el cielo es siempre impredecible
un día nos va caer pan del cielo
y quizás chorros de Seven Up.

lunes, 20 de agosto de 2012

FAVOR DE LEER CON COPA DE VINO EN MANO (ADVERTENCIA: CUALQUIER PARECIDO CON LA REALIDAD ES PURA COINCIDENCIA)



Marxistas Glamorosos 

Todo tiene que ver con los libros. La letra. El sentido. El espíritu de la palabra. Y todo eso que suena bonito. Bueno, están los filósofos de enciclopedia, esos señores de barbas blancas y ojos tenues, y esos otros científicos de Lenin y Marx que a lo mejor trabajan en salvar al mundo. Bien, a veces oír una conversación sobre los avances, grandes o pequeños del siglo XX y la s clases sociales, no esta mal. Pero entre los grandes temas esos que se discuten, sólo me queda la sensación de un gran vacío. Es como una nada gigantesca que conforme se acercan a las respuestas finales y a las grandes incidencias y precisos porcentajes de miseria e ignorancia, el vacío fuera creciendo, agigantándose, agrandándose, hasta que todos se dan la mano y se van a casa, a seguir leyendo.

Guerrilleros Vintage
Quedan pocos guerrilleros, pero los que quedan son vintage. Es raro verlos sin sus trajes de batalla en plena ciudad. Andan como perdidos, buscando una guerra que no se ve, que no se da, que no se ha olvidado pero que al mismo tiempo, pareciera que nunca existió. Entre ellos todavía hay gloria. Entre ellos todavía hay historias sin contar. Entre ellos todavía hay mucho por que
luchar. Pero el guerrillero vintage tiene un poco del Socialista Gourmet, ya que a falta de guerra hay coloquios sobre política y se pierden en foros y discursos, y beben con extranjeros perdidos en el tercer mundo que quisieran inventar de nuevo otra cuba en medio de Mesoamérica. Pero solo pasa que pierden el tiempo en Whisky, canapes, o libros sobre revolución. Todos se ven muy old fashion y hasta parece una moda, dejarse crecer un poco el pelo, buscarse una playera vieja, unos pantalones verde olivo, una bufanda raida y una gorra con una estrellita roja, si, ahí, en el mismo lugar donde la lleva el poster del Che Guevara.

Socialistas Gourmet
Normalmente un socialista gourmet conoce sobre buenos vinos y quesos únicos. En sus viajes de exiliado fue atendido por europeos que le fueron creando un paladar en charlas sobre los pobres latinoamericanos y sus grandes carencias.


martes, 31 de julio de 2012

DRAGON



Dragón

Tengo una braza en el pecho. Es una braza en el centro del pecho. Respiro y se aviva su llama. El aire que trago y respiro la enciende, aunque es una chispa pequeña, que chisporrotea a cada aspiración que quema. Me chisporrotea, se quema por dentro y no se apaga el carbón que llevo. De vez en cuando me sale su luz por la boca y beso. Me dicen las extranjeras, garçon, maintenant vous êtes un dragon de feu.


-
http://hacknmod.com
-

martes, 24 de julio de 2012

TEXTOS DISPERSOS/ AÑO 98 AL 2003


Etoile-


Y si volvieran tus temores
algún día y te abrazaran frente
A alguien que te ama,
Estarías en tinieblas de por vida
Si volvieras ese día hacia la sombras.

            Y dejarías tras de ti
Un cuadro ensangrentado
Donde cante la soledad a media voz…

Entonces cerrarías ya las puertas
Volvería día a día a la memoria
Hablarías de naufragios
Y de flores
Besarías el viento hasta matarlo
Llevarías en las manos unas dagas
Pasarías lentamente por la calle
Te perderías sola
Comerías a escondidas y sin ganas
Serias la princesa de otros hombres,
Tu cuerpo aun envuelto entre la noche
Llamaría sin descanso entre las puertas.

Quedara para siempre en las calle y
En los rostros
 el espanto de una noche sin estrellas.






A los dueños del mundo-

Que es lo que ves alma mía,
Ves algo a través del tiempo y la nostalgia
Detrás del hastió y la demencia…

Ese hombre que ya no ama
Ni lo aman,
Ni lo odian, ni lo extrañan.
Quizás secretamente desea la muerte o vivir
En otra parte…
¡Ah, maldito instante de tu miserable presencia!
Ya no espera a nadie bajo la lluvia
Ya ni recuerda sus amores,
Va como cargando un cielo de bronce
Y cuando sonríe parece un monstruo.

Su mujer parece sola,
Ya ni lo ve
Ya ni lo entiende
Duermen juntos pero ya no se sueñan…

Ah, miserable, la soledad esta llamando a tu
Alma y no te dejara esta noche, serás llevado a las tinieblas
Y soportaras en silencio bajo un palacio,
Estas en los brazos de un dios demente,
Lloras sin lágrimas en los ojos, Ho miserable,
Y lloraras al fin cada una de tus afrentas
Ho, valiente, desdichado.


 Corales y formas.

Poseido por todos los elementos,
voy trazando estas palabras
para decirte que tu lo eres todo,
que en ningun idioma se dice ni se piensa
como en este que te escribo.
Eres todo,
todo,
la multitud, y la soledad,
lo que el alma más gigante llama,
y su llamado es de suspiro y lejanía.

Amo al poeta solitario
que gime mientras crea,
al pintor alucinado con trabajos y destierros,
amo al músico y su trova,
al silencio que lo nombra,
pero sol y sombra me separa
de la muerte de ese martir de Cuba y  de Bolivia.

Pero sigo cantando esa canción en las calles
y en las plazas.

Te amo a voz mujer de labios y pezones,
de cielo y de montaña,
y busco completarme en los estragos de este tiempo.
Amo la poeta volante y
el viento que sopla y enaltece
y a mis amigos de verdad,
entre ellos estan
algunos vivos
que ya murieron a fuerza de escribir
sus indolentes travesuras.

                                              
Reflejo transparente-

 Todos soñamos sueños que no recordamos,
Abrazamos deseos secretos que solo revela
La noche y el vino,
Creemos, a veces, que nunca saldrá el sol
Sentimos que ha muerto una luz.

Volvemos a lugares que nos recuerdan la vida,
Y caminamos como fantasmas
Como pedazos de tierra y huesos
Seguimos con todo en la espalda,
Con la pena y los regalos,
Deshilándonos contra el viento en
Cada edad del mundo
Ignorando por suerte
Todo lo que la muerte recoge por las mañanas
Además de nuestras rosas marchitas
Todo lo que ella misma olvida de nosotros
Y todo lo que nosotros buscamos en ella.




No Supimos tu Nombre-


Solo la poesía es clarividente.
Pablo Neruda.


Y te sentí tan lejana,
Mas allá de mi alma
Y estabas en silencio como una estrella al limite del sol,
Tan callada como una lejana montaña.
Y fui en busca de ti a todas las regiones,
Y aun allá donde reina la soledad.

Y te busque mas que nada en mi mismo,
En mis sueños, la muerte,
Y encontré tantas mujeres idénticas que se llevaban
Hasta mis velas, caminando por corredores recónditos,
Con todo y sus bellos cuerpos de mármol
Con todo y sus enormes corazones de plata
Que mostraban en las fiestas,
Si, si, si, así, se iban,
Con sus ojos de egipcias, con sus caderas de ónice y sus
Pechos de jaspe,
sus piernas tatuadas de nombres y pequeños cupidos
Diciendo esas viejas palabras de amor que ya no
Usaba nadie.

Pero tu no eras así, como ellas,
Eras nueva como el misterio, como la palabra
Que descombra lo cotidiano.

Apareciste acá como cualquiera que me pregunta
La hora a plena calle
Con tus mismas manos tiernas,
Y tú grito fulgurante,
Tus pies descalzos
Tu cuerpo secreto como divino,
Toda tú envuelta en versos,
Volviste a mí en el poema.



La calle-

         Cuando ya todos han pasado sobre ti
Y el solo cruce de las sombras te fragmenta a cuchilladas,
El ultimo en quedarse en la avenida soy yo, que no me resigno
A pasar y que el tiempo se me valla de las manos;
Y recuerdo los momentos que ya solo llevo entre mis manos
Como rosas disecadas entre cuadernos,
Ese tiempo presente que va en el corazón como un abrazo
Como un vació en el pecho donde el fuego
Quema diariamente donde tu voz danza
Aun sin conocerme y mi
Calor se aleja y desciende a un rincón junto a tu pecho.




Su Dolor-


         Y nos volvimos amantes
Y desde entonces yo te cuento que te
Sueño.

Y visitas por las noches este cuarto
Y me abrazas con nostalgia en el silencio
Y con caricias que hasta sienten las cosas que no viven,
Y se mueven esas cosas y me espantan
Cuando olvido que eres tu sobre mi almohada.

         Una vez te vi dormida
Antes que yo, fue una vez que no vine hasta muy tarde,
Y trate la manera de quererte
Recordando la textura de tu carne.

Y podría llegar a comprender
Que eras tú desde tu casa,
Que no había puertas ni otras llaves,
Y al tratar de besarte: como en un sueño
Yo te vi en tu cama tratando de alcanzarme.



                  I


Ecos, ecos, ecos,
Van y vienen
Y se repiten una y otra vez
Junto a ti
Cerca de tu alma.
¿Qué dirán ellos solos cuando tu
ya te hayas ido)

                  II


A veces cuando creo que no
Hay nada en la nada,
Nace un nuevo imperio: la
Catarsis de lo interno.

                  III


A veces todo es demasiado fácil,
Obvio y estrictamente predecible,
Como si uno viera la misma película siete veces.


 

Outsider-



         Te pierdes en el vino
 rostro entenebrecido…
Lo ves tus ojos también se pierden como libélulas en un rio
Pero la lluvia siempre nos hizo soñar,
Lo ves, no solo el silencio te trae soledades.
Hay una mujer llena de joyas,
Brillantes perlas sobre el corazón frió,
Una esmeralda en el mismo dedo insensible,
La prisa por el tiempo presente y
Su mordida profunda…
Lo ves, están todos tan lejanos y allí se va todo
Este simulacro del espacio que murmura nunca en mí
Conciencia, o en mi alma, entre mi sangre,
Y yo solo puedo leer… apenas lo que me dicen,
Y  difícilmente lo logro transcribir.

 

Un recuerdo-

... y él dijo “dios es un empleado negro que trapea pisos en un edificio de Harlem”
y añadió... “lo que no sabe, es que es Dios”


Cuando le ponías atención
A mis miradas
Te urgías simplemente inexplorada
Te huías inexistente simplemente.

Cuando le ponías atención  a mi
Voz
Viajabas junto ella entre la noche,
Te hundías vagabunda en las cavernas,
Salías como un ave de ventanas.

Ahora nace canción
Abro mi voz
¡Tiro miradas!
Y tu en otra almohada acariciada
Y yo entre el murmullo de mis voces
Haciendo algo como nuevo
Jugando a ser como si no soy
Divagando con la noche y mi dolor.

¡Digo tu nombre de mujer.
Y nada,
simplemente ya no te oigo en el corredor,
Ya no te veo,
Ya no te siento ni lejana!

 

Elegía I-


Agotadas están mis palabras
Al verte de pronto en esas puertas
Agotadas ya sin llanto
Muertas sobre mi, pesadas.

Tu rostro que se yergue como una rosa
Es un remedo hacia la dicha,
Una palabra sin textura
Un signo del otro lado
Donde salen hombres de blanco y con antorchas
Donde las calles son de oro
Y de cristal...
A esas calles van mis palabras agotadas
Ya están a la puerta, resignadas a morir.




Elegía II-


Amor, que nunca yo te lea
Un verso de Rimbaud...
Esos versos tan sencillos
Que llenan de aflicción,
Unas letras que se juntan en medio
De la peor burla.

Amor, perdido estoy en esta duda
En esta luz tan pequeñita,
En una voz como de bruma
Que agita con sus manos una luna.


Faunos...-



Y estaremos de pie
Hasta el ultimo crepúsculo.

Te tomare de la mano y tu
Me tocaras completo
Cuando ya estemos muertos,
Cuando seamos,
Como dijeron otros,
Como digo ahora,
Y quizás, como a veces,
Dices también tu:
solo
Fauna.

Y me amarraras los brazos
Con tus suaves besos
Y te comeré la boca
Como dulces frutos,
Y solos, haremos lo que siempre
Hacemos,
Cuando estamos solos.

 

Ruptura-                                              


...el espanto secreto
 que brota de la carne...
                                                                                                                             Stéphane Mallarmé



Y pensar
que con nosotros nace la muerte.

Sentir a veces que llega la hora
el segundo instante de entregarnos todo
y volar sin tregua,
armados del bagaje terreno
a otros nombres cercanos e innombrables.

Volver a la inocencia
o al esfuerzo de un vida.
Sabiendo que olvidar es la nostalgia,
entregándonos con todo o casi nada,
solos con las manos y las ansias

¿Niños?
¡Otra vez niños junto al padre,
sedientos insaciables
de otro amor
que nos desangre!

¿A qué llegamos a temerle?
A la muerte que nos miente,
a la muerte que es la vida,
a ese espanto que nos llama
al final de la vigilia.




Espirales interminables-uno-


Hermano mis manos
A las tuyas,
con un amor extranjero
y mío.
Y siento batir mil veces mi destino
En el fuego de una llama clandestina.

(Algo arde desde dentro
que se agita y convulsiona,
no es un ansia solitaria
es el mar que llena dentro).

...Y me perdía
solitario,
sin saber que entre las piedras
habitan y se funden los amores subterráneos
que hace ricos a los pobres
y a los ricos vuelve necios...
amores que hace santos a los locos
y a los mansos vuelve bellos.

Frente una espada estoy
de frente
a la muerte llevo dentro.


En San Felipe-     

Allá en San Felipe
nace de los suelos una virgen Iglesia
como una niña muy humilde,
descalza como luna de barro.
Nace sin esfuerzo como un milagro.

Cuentan todos su memoria, sus colores inocentes,
Va naciendo de las montañas
Va haciéndose a si misma.

Por dentro huele a cielo,
A milagro clandestino.
Rostros depurados de martirio,
Con la gloria sin corona, sin sandalias ni brocados,
La vi como es allá en los cielos, imagino,
la verdad tan inocente desterrada en este pueblo.

Allá en san Felipe,
ven
Los güipiles tan sencillos,
los descalzos pies humanos,
Las manos levantadas en armonioso velo,
a cristo crucificado
que a perdonado mil pecados,
un cristo latigueado en Jerusalén, que acá,
anda descalzo
viendo las montañas y las gentes.
Lejos de los anchos tomos de teología
que parecen carrozas fúnebres,
Aquí el dios desnudo
hasta en la misma cruz
Se siente dueño.

Allá en San Felipe
nace de los suelos una virgen Iglesia
como una niña muy humilde,
descalza como luna de barro.
Nace sin esfuerzo como un milagro.


Edulcorado-


Si fuera solo de decir frases bonitas
El silencio seria tan cristalino.

Si fuera tan lleno el mundo de nostalgia por lo ajeno.
Pero al día no mata,
Siempre el prójimo es el enemigo.

Duele decir lo cierto
Porque detrás esta la muerte,
Filosa como un cuchillo,
Hambrienta como langosta.

La apariencia que esta en lo dicho,
Cuando brilla en los ojos, el tiempo se va.
No hay nostalgia tan infinita
Como la de aquel que sabe lo que
Jamás dirá.
Te dijo que no,
que no quería oír los poemas hacia ella. Colgó su brazo de cobre.

Cada palabra que me dices
Se queda en el alma.
De verdad me lo dices.




MakeStars!-
Te he mostrado a veces una noche,
Un quedo bosquejo de inocencia,
A veces soy la humedad en una cueva,
Y tus palabras se quedan contigo solas,
Pero te rescato cuando pasan  muchas voces
Y volvemos como dos y de la mano,
Somos muchos en la cama, somos
Tantos que nos abrazamos hasta el borde,
Yo te amo,
Y no busco otro sentimiento mas profundo
Que el de tus manos,
Y son tan largas y delgadas como pintadas de
Blanco,
Tus piernas son también delgadas, llevan dentro
Pasos lentos y sigilosos que buscan en el suelo su camino.

Te he mostrado a veces la mañana.
Vas de mi mano como en un barco, a bordo, con nosotros,
Va la muerte
Que nos muestra su sonrisa destapada,
Sus huesos al aire y una
Altivez desmesurada.
Reímos de la muerte, y vemos el mar... tu mar, imaginas el cielo hasta
Tocarlo...
¡Quien te detendrá al medio día!
El mar nos lleva a casas y ventanas, lleva el viento voces amigas,
Retorna la memoria un día que llueve,
Nos atamos mutuamente hasta inmovilizarnos,
Nos tapa la boca un destino impertinente,
Yo no digo mas que lo que siento y es lo suficiente.
Amo tu cabello negro, tus brillantes ojos que me ciegan,
El valor de ir conmigo en este barco, que se agita con la fuerza de lo hondo,
Un ser que convulsiona desde dentro, lleva coronas y dominios,
Lleva otros seres devorados, ahogados, injuriados, embrujados,
Salen sus rostros de las olas
Y sonríen como muertos, tan felices de morir o haber muerto,
Tan contentos de no ir entre los barcos.

Te he mostrado mi cadáver,
Mi dolor
Mi felicidad... una dulzura pasajera
Un cometa que dibuja una línea que se borra.
Tenemos suerte allá en la penumbra,
Violines
Tarros colmados de felicidad
Nosotros dos haciendo un alma más
Juntando chispas para crear una estrella
Haciendo un nido de espinas y de plumas
Para poner un día nuestra vida
En las manos de un Dios que le de forma.

Sub-BohemiaUrbana-

“ ...la cama revuelta estaba,
después de una hora de acción,
y luego en la sala el televisor que no cuenta
historias de amor...”


Y sonreíste siempre enloqueciendo,
Tirando de un lado a otro como un toro.
Viendo rostros trémulos de pornografía,
Viendo tanta vida escondida entre sus máscaras.
Llegaste al fin cargada de símbolos
Llegaste con la canción,
Con el himno sacro y un nueva filosofía,
Para los niños agotados,
Para los continentes adormecidos.


Su baile.
Su mujer hermosa de vientre dulce,
Sus ojos viendo siempre
Incansable
donde acababa el siglo.

II

“... la sangre ya no ha vuelto a correr
por los caudales que se esconden en mi piel...”


Perdidos nos encontramos
Sentados y pensativos
Ungidos con los noventas.

Ellos se casaron tan pronto,
Ellos ahora no se conocen,
Niños.
Ay aquellos niños.
El viajo a Madrid,
Ella se fue a la india,
Los une un par de recuerdos:
Sentados juntos viendo dibujos en la mesa,
Ebrios,
Todos siendo silencio,
Ebrios,
Todos siendo canción.
Volverán como lo predijeron,
Volverán todos al escenario.





Amiga-


 Te recuerdas de esa tarde, cuando tu   
rostro, tu mirada y tu piel, sintieron que algo había pasado con el amor. Sentiste que era un instante que llegaba, y que a pesar de la soledad, podías estirar en tu memoria. Llevabas una rosa blanca en la mano y me dijiste que sus espinas eran tus razones. Me volviste tan sereno con tus palabras que no sentí dolor al verte sangrar. A él le dijiste que lo amabas y el viento se llevo tu sentimientos pues el no te veía. Estaba tan lejos de ti. Yo te acababa de ver y tenía unos deseos grandes de que tu sueño se hiciera realidad, pero el viento era frió y las calles estaban tan solas y limpias, que aun dentro de cada casa parecía que se escondía el miedo. Nada de lo que hiciste tenía esperanza, y tu rostro se transfiguro como una máscara dejándonos esa sensación de que tu gesto se volvía el nuestro, de que tu impotencia ante la nada era nuestra propia culpa... pero todo paso.
Le dejaste la rosa en un sobre y le dejaste tu corazón de fuego, 
sin ninguna gota de sangre, toda la habías regado ya frente a su casa.