miércoles, 27 de julio de 2011

SUPERHEROES II

Un superhéroe lucha por el anonimato. De día, quizás por diversión o por el más puro aburrimiento, busca un empleo de bodeguero o de periodista o de gerente en una tienda de abarrotes. Algunos, los más sagaces, les gusta atender una caja en un restaurante de comida rápida y así pasan completamente desapercibidos. Por las noches le gana la nostalgia viendo el cielo, algunos escriben poesía, de esa mala poesía sentimental que llenaba anaqueles antes de los noventas.

Algunos otros se vuelven vagabundos o simplemente dejan de creer y se van a dormir cansados de tanto pensar en su vida toda poderosa. He visto superhéroes enamorados de mujeres mortales y van felices. Pero luego he visto como terminan derrotados por la nostalgia nuevamente viendo las estrellas y jugando a volar hasta el polo norte. Lo mortal pasa y luego queda el sentimiento hecho criptonita.

Por eso hay antihéroes que prefieren voltear y ver pasar las catástrofes más absurdas de los hombres. No quieren salvar a nadie y jamás intentaran hacer que alguno entre en razón. Estos son los que al cabo del tiempo terminan muy felices y viviendo con mujeres que no son desde mundo.

lunes, 25 de julio de 2011

SUPERHEROES I

Mientras tanto, en el Salón de la Justicia.
1973 y 1986, Hanna-Barbera




El Superhéroe vive en la ciudad como si no hiciera nada más que cubrirse de todo cuanto pueda delatarlo. Se instala en el lugar más inverosímil, no se deja impresionar por las minifaldas de las secretarias, que lo ven a lo lejos, escribiendo concentrado la próxima aventura. El superhéroe es cauto y jamás se da por enterado de lo que dicen de él, simplemente va por café o té y prepara su bebida en el más absoluto silencio, es por demás que el jefe lo trate de enfadar, el superhéroe es tierno y sereno y nada más baja el rostro en una actitud completamente oriental. Después de todo el superhéroe conoce su poder, sabe hasta donde podría tirarle los dientes al jefe o hacer delirar a la secretaria esa que lo mira desde ese escritorio con sus ojos halcones, aún así se contiene y bebe el primer sorbo de su café, para después escribir en seguida una historia de amor y poder en la que prevalesca la justicia.

viernes, 15 de julio de 2011

POLITICA Y HUMEDAD


Hace uno o dos días, qué sé yo si la lluvia no ha removido el tiempo, conocí a una turista norteamericana. Una adolescente de lo más inquietante, en principio porque pedía permiso a su madre para andar conmigo hasta las diez de la noche y para finalizar porque me dijo que tenía novio y luego no sé que se invento para que nos diéramos un beso. No sólo fue uno, pero además, el día que me presentó a su madre tuve una incomoda conversación sobre política. En realidad lo que más detesto es hablar de política, sin embargo con una buena agua mineral y naranjada puede ponerse menos tedioso. Su madre me hizo la pregunta del millón. Le dije que votaría por un pedagogo que había trabajado un proyecto para la NASA. Pero como soy suspicaz le mentí un poco y le conté que además iba a volver a votar por Arzú para alcalde pues me sigue gustando robar libros en las municipalidades.

Por un momento me pareció que se quedaba muy callada y luego bebió de su Café-Creme con angustia. Me pregunto por la Dra. Menchú y yo le tuve que decir que sabía de muy buenas fuentes que ella no había representado bien a los grupos indígenas del país y que además no estaba, en términos sólidos y profundos, capacitada para entrar de lleno a una política en la que debía llegar con un buen estomago y botas de hule.

Luego entre en confianza y le conté que había además una opción cristiana. Un grupo de evangelicos pentecostales que habían oído la voz de dios que les ordenaba aprenderse todos los códigos del TSE para optar por un cargo publico que no fuera directamente desde un pulpito. Estos, le dije, son los peores, porque no saben a lo que se meten y cuando ya están adentro el diablo les da millones por una firma falsa.

La mujer entonces, al ver que su hija se desesperaba, me pregunto finalmente por el circo de Colom y le dije que era lo más estupendo de toda la contienda. Una pareja presidencial que se divorcia de la forma más económica, pues los dos están de acuerdo y, además la mujer se lanza a las multitudes a gritar que el amor no requiere de papeles, todo en nombre del pueblo, todo por el placer de servir a su país. Sandra Torres, añadí, ya un poco hastiado con la bebida, es una mujer grotesca, fea, horrible y que mira como desde el infierno. Es una mirada tan fea como de coyote o de chucho apaleado, le dije, sin saber si reiría o se quedaría pensando. Finalmente fuimos con K a una conocida disco de Antigua, donde promocionan a los primates histéricos bailando hasta matarse.

sábado, 9 de julio de 2011

EL AULA GIGANTE, SUTIL, DE GUATEMALA


 A Facundo Cabral el día de su muerte, fatalmente en este país.

Un estado fallido en donde haya elecciones democráticas no puede ser otra cosa que un chiste. Cuando pienso en política inmediatamente me recuerdo de aquella aula de quinto primaria en la que había todo un proceso microscópico de poderes, que en el futuro iba a encontrar replicado a gran escala en los periódicos. El más turbio, “grueso” y mal hablado terminaba siendo el cabecilla de los demás, la voz por la que toda la clase decía a medias lo que quería o callaba lo que en realidad quería decir.
Vagabundeo, mediocridad y violencia era casi siempre lo que se promovía.  Era peligroso meterse con el, y en ocasiones era el que verdaderamente imponía su voluntad ante el profesor. Así es la política  guatemalteca. El gobierno de Guatemala es ese profesor que cede ante el crimen organizado en los últimos pupitres. Los matones de la última fila que se hacen ricos extorsionando a los que se sientan hasta adelante, mientras los de en medio sufren la balacera cruzada.
En Guatemala ser político es fácil. Cualquiera puede ser presidente. Me gustaría que fuera diferente y el máximo empleado público  entrara al concurso luego de algunos exámenes físicos y psicológicos, y quizás  estéticos. Además que fuera voluntario por cuatro años sin recibir algún dinero de parte de nadie. Serian pocos los que participarían para tan alto puesto. 
La tentación la da la herencia de presidentes, caudillos y dictadores que no se detuvieron un solo instante a pensar en el futuro integral de sus actos, si hace tan solamente cincuenta años estos señores se hubieran sentado a planificar una nación otro gallo nos cantaría. Pero a fuerza de ignorancia y negligencia han vuelto, tanto ellos como las fuerzas ocultas del crimen, un pueblo baldío donde siempre hay que tener esperanza en el que viene porque de esperanza y religión vive la gente al borde de la muerte.
Una ciudad es el reflejo de su gobierno. En Guatemala se mata sin culpa, se roba sin tanto pensarlo y se violan todas las reglas del amor por el dinero o el poder. La poesía de todo esto es la literatura de la postguerra y el postmodernismo que ahora mismo vomitamos en las bienales, recitales o calles, todos nosotros los hijos de estas tierras huérfanas de historia latinoamericana. Vamos buscando de donde arraigarnos, a que ídolo hacerle ofrendas mientras el mundo ya va de regreso en sus tecnologías y pensamientos ultra evolucionados. Ahora mismo en Guatemala todavía hablamos de socialismo cuando ya hace años que la ideología de los barbudos esta quebrada en fronteras al otro lado del mundo. Guatemala, ya lo dijeron varios poetas profetas, es una joven violada, con hambre y sin voluntad, el gobierno que tome el poder debiera ser de doctores en psicología y medicina general para devolverle a este territorio un poco de coraje. La gente en la calle es el mejor ejemplo de apatía, en sus caras se ve el decepción mientras las iglesitas evangélicas ganan miles de adeptos mensuales que llegan ilusionados con partir de esta tierra. Otros, los más prácticos, se van a otra parte, caminan al norte. Son miles y van subidos en un tren, son miles y de miles llegan pocos con los sentimientos curtidos de tanta sangre y basura en el camino al sueño.
Hay varios partidos políticos en Guatemala.  Pero al final todos esos partidos son uno solo y eso lo demuestra que muchos de sus afiliados van de partido en partido. Con lo que cuentan para trabajar es con la corrupción. La corrupción es la verdadera ideología tras tanta banderita de colores. Si no lo tienen presente pecan de ingenuos, pues es sabido, hasta por mi, que cualquiera que no se alinea al sistema  por los padres de la patria termina pobre y en una caja, ahora que si se integra, saldrá rico y vivo, mas vivo que consiente, pero vivo.  La corrupción es la verdadera arca nacional. La policía nacional, el ministerio publico, todos los ministerios, todos los diputados, todos los servidores públicos, todo el pueblo de Guatemala esta invadido y es una invasión sistemática y de años. Todos ahí se tapan con la misma colcha.
Pero para ir un poco más allá, el estado de una nación ya no debiera ser necesario, cada individuo según el capitalismo ya es dueño por lo menos del acto de decidir que tipo de shampoo usar. El estado sirve ahora, ya no tanto como un ente administrativo, sino como una sucursal para los jubilados.  Las nuevas juventudes ya no creen en el gobierno, ni en votar, ni en nada, creen al menos en separase mentalmente de tanta historia de fracaso.
En esa aula de quinto primaria, había unos pocos que pensábamos en el futuro. Ahora cada uno tenemos nuestra parte. Pero siguen habiendo soñadores.
-
http://facundocabral.info

-

martes, 5 de julio de 2011

La araña y la mosca
                En el sueño la mosca reta a la araña. Se para junto a ella. Vuela y revolotea a su alrededor. Se duerme pensando frente a sus seis ojos. Camina lentamente esperando ser presa, mientras la araña no puede atacarla pues sueña que ya esta satisfecha. En el interior de la mosca, quizás por hábito, se molesta y contrariada se ofrece como puede con todo tipo de juegos al principio. Al final, devastada por la indiferencia se sube sobre la araña y se queda pensando por mucho tiempo. Quizás el tiempo necesario para que la araña despierte.
El gato y el ratón
El gato sueña que es atrapado por el ratón. Un ratón tres veces mayor que el. El ratón juega en la pesadilla del gato y le hace sentir, con atrevimiento, el más tierno de los terrores. El gato se resigna a ser devorado. En el sueño el ratón sonríe. En su pesadilla el gato brama dentro de la boca del roedor  y su cola afelpada da unas vueltas finales con elegancia.