20 INDIGENTES/in memoriam




Pude haber atado mis zapatos de niño.
Pero en las puertas del infierno
jamás se me apareció el Diablo.
Mucho menos un dios.
Debía haberlo recordado
ellos mantienen debates golosos
solos en su sala de reuniones celestial
allá donde sus riñas terminan
en infortunios para precisos Job´s.
Allí en esas puertas del averno
vi a los indigentes mimetizarse
pero jamás los delaté.
Ellos siempre me parecieron
personajes románticos
o quizás metáforas futuristas
hiperrealistas de un colapso apocalípsis.
Gavroche´s
Thénardier´s
almas de Guy de Maupassant
sucios pero bellos
rotos como humanos
cortados de lado a lado
no ciborgs delfines
sino seres Sidhartas
clamando sin palabras por la caridad
y el ocio
y el bendito ocio
ese amplio portal de los otros libres
libando rojos licores
purpuras
más negros o claros
que los descritos en la Reina Valera.

Comentarios

Entradas populares