miércoles, 29 de julio de 2015

EL POEMA DE UN GATO QUE TE ESCRIBI AYER


Esta es una balada de gatos que te sueñan
que siempre te miran desde la noche.
No son muchos.
Es uno con nueve vidas
que no te engañe que es la última
siempre es la primera.
Míralo a los ojos
sabrás lo que digo.
Te mirará con un ojo blanco
te arrullará con una nube callejera
esos ojos luego te ahorcarán con un bigote blanco
muy blanco también como el de un tigre
pero no te matarán sus placeres
te atrapan nada más
para el despertar final
cuando su cola afelpada
va apareciéndose tras la luna.
Traidores del sueño
te morderán con risas
y miaus
muchos miaus de bar
hasta meterse de puntillas como el agua
bajo tu almohada
que abrazada a ti parece una guitarra rota.

martes, 28 de julio de 2015

POSTALES DE UNA CIUDAD MALDITA/ RENACHO MELGAR






Yantra Estudios/24Julio.


Paredes pintarrajeadas, frases sicalípticas a lápiz o tinta, trazos magistrales que podrían cambiar de hoy a mañana, eso era Las Verapaces, ese tipo de tienda hibrida entre restaurante y cantina, con la consternación de haberse vuelto un poco conocida, años atrás, por ser parte de la Bienal de arte Paiz. Allí conocí a Renacho Melgar, artista salvadoreño, lector, poeta y por esas horas, alegre bebedor de cerveza. Platicamos entre el ruido y las botellas, entre las canciones de la rockola y me describió sobre lo que estaba haciendo en Casa Cervantes, un mural mándala, como luego pude ver.
                Después de mucho caminar. Después de mucho vivir. Después de mucho mirar, el ojo aprende a desenvolverse, a recrear su mundo fragmentado. En el caso de Renacho Melgar, artista salvadoreño, el mundo se rompe en esquirlas para armarse de nuevo en fragmentos, manteniendo esa metáfora y signo del presente. Ya lo expuso Andreas Huyssen en su libro El mapa de lo postmoderno, el cataclismo general, esa crisis que ellos llaman la nueva frontera, la deconstrucción vital del mundo, la ruina de los valores, evolución de las ideas, formas y caracteres para recrear un poco el presente derribado.  Pero Renacho Melgar no hace al presente glacial, sino lo pinta de una forma rebelde pero festiva, con esa insurrección natural de las raíces, hojas y frutos que siempre ha sido un impulso de la vida. Es una hojarasca caleidoscópica deconstructiva, pero bailable, armónica. Seduce su construcción y desplazamientos.
El arte latinoamericano luego de sus guerras internas, sus conflictos sociales, sus problemas económicos, ha sido un poco esquivo con las masas, por decirlo de alguna forma menos brutal. Su urgencia, su voz, en algunos casos ha transgredido la élite y renacido de los grandes asentamientos, en las calles, en los cuerpos, bajo el concreto. Es un arte que nace de una herida, de una grieta de cristal o espejo roto, somos todavía un reflejo fragmentado, nos vamos armando como un fino y ágil rompecabezas.  Así pues al ver los murales y lienzos de Renacho y sus propuestas urbanas, oigo un canto de lucha a través de su flow gráfico.
                Renacho Melgar empezó pintando portones, carretas de vendedores ambulantes, puertas de lámina en casas humildes, grandes murales en paredones envejecidos, todo esto para llevar ese arte, ese talento a la comunidad y obsequiar la vida, compartir la pintura. El pincel reclama otros lienzos más dinámicos y se ha vuelto a pintar cuerpos de mujeres en algo que yo no llamaría bodypaint  tan fácilmente, ya que en algunos casos el cuerpo ya tiene el mapa y su tesoro.
                En esta exposición el artista nos presenta varios dibujos recientes inspirados en las calles de Guatemala, país en el que ahora es residente.  Es como si un hilo conductor, bastante jazz, uniera cada uno de los retratos, bocetos y rostros. Las calles de una ciudad maldita surgen en los tatuajes de mujeres y hombres, con la señal inequívoca de Caín, con las líneas y sombras, blanco y negro, pero con la el himno sucio del hambre, las botellas rotas, las banquetas, los desnudos cuerpos lacerados por la tinta. Según lo que ya hemos dicho, la tinta sobre todo, y el hilo que como en un collar de fragmentos urbanos, todo lo une.

sábado, 11 de julio de 2015

LAS FERIAS RETRO




Hoy llovió sobre la ciudad una criminal bandada de lágrimas apagadas. En el Cerrito del Carmen una feria se quedó muy sola. Pero nada ni nadie se alejó de su puesto. La calle se derretía en luces.

Ya no llega nadie aunque no llueva. Esas ferias me recuerdan el ritual de la avenida, aquellos juegos artesanales como las chamuscas, dos piedras eran la portería. Ese famoso “electric” en el que se detenía a todos con solo tocarlos. Metáfora o no, romanticismo, old memories, ya arrastradas por el viento tecno.
No me gustaron nunca las manzanas en miel, pero son bellas, son de adorno, souvenir del corazón infante, brillan tras las vitrinas en esta feria abandonada. Sin embargo nos subimos a la Rueda de Chicago y me pareció irreal el terror de algún día quisiéramos una vuelta para tocar el cielo. Era más tangible la certeza de que esas máquinas tuvieran desperfectos prehistóricos por andar de pueblo en pueblo, y nos volteáramos sin gracia para ver el final del suelo por el rompimiento de sus articulaciones oxidadas.

No me gustan esos carros locos. Pero alguna vez, una sola según recuerdo, en el zoológico la Aurora manejé uno y la gracia era chocar a otros sin siquiera conocerlos, solo les mirábamos la risa histérica de ser atropellados. Metáfora o no, romanticismo, de las más sanas locuras.

Lo cierto es que las torrejas, garnachas y elotes locos han subido de precio por la falta de promoción. Pero la gente, alguna entre todas, quizá los más viejos, regresan y lo ven todo.  Jugaran lotería con sus pequeños nietos o algún papá tomara un rifle e intentará sorprender de nuevo a esa novia madura que apenas lo mira, por cuidar a sus hijos que flotan de ella, uno en cada mano.

Los centros comerciales, mientras tanto, giran otra rueda, otros precios, otra vida infinita que aspira a la novedad, mientras un empleado limpia un vidrio hasta volverlo espejo.