jueves, 21 de febrero de 2013

DONDE CAE LA NOCHE/ EL TREBOL





Continúa mi educación sentimental, Mi educación urbana, Vivo cerca del Trébol, Hoy por la mañana salí a dar un largo paseo, Lo observo todo con detenimiento, Gente que se amontona en las puertas de los buses, son demasiados, son una horda de obreros ansiosos por llegar muy temprano, por ser  los primeros, por dejar atrás a todos. Es irónico, todo eso por un sueldo miserable, en el mejor de los casos para créditos impagables, es sarcástico, todo eso por un trato de perros, en el mejor de los casos mucho dinero devaluado, Veo buses y buses pasar, veo gente corriendo, veo gente en sus puestos de comida sucia de humo y cielo percudido, veo indigentes perdidos, ya sin voluntad, volátiles seres que se desintegran en la madrugada o al llegar la noche, Veo a un hombre que no parece joven, ni viejo, No parece joven porque se ve que tiene algunos años más allá de los cuarenta y, no parece viejo porque se sigue vistiendo como joven. Chumpa azul, gorra roja con una insignia de los Yankees, y una bufanda de lana, Hablo con el, le digo una broma sobre esa nueva forma de subir pasajeros a esos buses cargadísimos de pasajeros hacía Ciudad Real, Me pregunta que qué onda, Le digo la verdad, que soy escritor, Entonces, inmediatamente me cuenta su vida, Me dice que por la gracia de Dios ya no toma, ni fuma, Se disculpa conmigo, Llevo un cigarro a la mitad, Mira al cielo y prosigue, dice que desde hace dos años y medio es feliz, Pasó trece años de su vida fumando Crack, una mezcla de cocaína y bicarbonato, Me enseña sin pudor un balazo en su brazo derecho, Veo las cicatrices de lado a lado, un corte de cuchillo en sus muñecas, Me quise quitar la vida, me dice, Antes tomaba mucho y cuando le quería dar un beso a mi mujer, ella me rechazaba,  yo hasta hedía, Yo pensaba que andaba con otro y se lo reclamaba a golpes, Ahora no, ahora salgo dándole un beso en la frente, mi amor, mama, ya regreso, me da la bendición y me siento muy bien, ya paso el infierno, me dice.

El Trébol es un lugar violento, sin embargo, historias como estas son como esas flores muy bellas que nacen en los barrancos, aferradas con pequeños hilos raíces a la piedra, y sobreviven.

-         Cuál es su receta para la pasta que le pone al pan con pollo.
-         Mayonesa, chile pimiento, pollo desmenuzado y apio fresco –responde la señora.

Se quedan en silencio. Un largo silencio que a las seis y media de la mañana no es silencio completo. Buses urbanos se adelantan en contra de la vía y mucha gente corre, como ya he dicho.
-         Por acá de mañana es tranquilo, pero de noche ni se acerque.
-         Por acá de mañana es tranquilo –repite la mujer –Ha habido mucha violencia. Eso no se acaba.
-         No se acaba –repite el cliente –y lo peor es que ya nos dimos por vencidos.

Un bus rojo, mancha de sangre.

viernes, 15 de febrero de 2013

MIAU!




Los gatos tienen un carácter bastante particular. Imagínese usted, a veces no se les puede poner nombre.
El carácter del gato es fácil por eso es complicado: se lamen todo el día, se hacen los importantes, y andan por todos lados buscando lo que jamás se les perdió. En francés se les dice Chat, que interesante que parezca una invitación a la escritura. Todos, y voy a cometer una libertaria exageración, todos los escritores han tenido un gato en algún momento de su breve vida.
Yo tuve uno. A los ocho años una mujer entró a una cantina donde mi padre se tomaba una cerveza y se lo regaló por nada. Lo llevaba en una jaula como si fuera un canario. Era amarillo oro y sus ojos de un verde menta se fueron conmigo al sueño del final de mi infancia. Fui feliz tratando de enseñarle trucos de circo. Me imaginé que en el mañana, pronto sería un tigre de bengala. Era yo tan crédulo que leí que si uno puede mantener la vista fija en los ojos de un gato podría hipnotizar a la gente.
Al final entendí por que la señora llevaba al gato en una jaula. El muy cabrón se fue volando. Luego conocí a una gatita blanca que me vio desde un sueño y se materializo al otro día. Puede ser que el hipnotizado sea yo, pero creo que las puertas se abren con colitas blancas y desde las nubes caen rebotando los hijos e hijas de una nueva estirpe de felinos alados.


-
Hoy en la casa de Hemingway hay más de 60 gatos, en casa de Luis de Lion hay seis. Juan Pablo Dardón le hizo un poema largo a su gata Sam. 

jueves, 7 de febrero de 2013

APROXIMACIONES A LUNAS SUCIAS de Eduardo Villalobos/

Uno puede leer un poema y encontrarse encerrado en un sueño, en una pesadilla, o como en el caso de Eduardo Villalobos, en una visión que avanza a cada línea, es un poema largo, facetado en cada página publicada en el año 2005 con una portada en la que aparece una pintura de Remedios Varo.
Los poemas, como me ha dicho más de un conocedor, son a veces bastante personales y pueden llegar a ser, por vivencias o una taxonomía espiritual, materiales herméticos, indescifrables. Sin embargo, los poemas de Lunas Sucias, son poemas que se explican matemáticamente en el transcurso de una infancia, de una adolescencia y en otras palabras, en una búsqueda de algún tiempo perdido en las mil esquinas que dio el mundo entre los años noventas y principios del dos mil. 


En este caos ordenado, se vislumbra una tarea poética, una carpintería laboriosa y un entramado arquitectónico que atenta al refinamiento mote juste:

“He conocido ingenuidades pacientes labios de espuma
que esquivan desiertos
sobre su terquedad acumulada las nubes cantan
paraísos…”


Hay una mística extraña. Siempre he pensado que la única forma de hablar de poesía es haciéndola, no hay otra forma, eso creo; lo demás es academia, resequedad espiritual para conceptualizar algo tan movedizo. Aproximaciones, lentos pasos sobre la luz y el contenido, la experiencia ordena y descubre. Si no has vivido, no vas a descubrir. El caso es que todos hemos pasado la infancia entre espasmos, se piensa en vivir eternamente, la certeza de la muerte, a menos que seas enfermizo o tengas un accidente que te recuerde lo mortal que somos. Pero estos poemas atentan a un viaje intemporal que se interna en el lenguaje y postula una voz vital:

“…pero cómo escanciar sus manos sin que sus días estallen
cómo entregarles puertos para que los alcen como espadas
con qué oscura estrategia contarles que la vida es una completa
punzante
y hermosa
despedida…”


Muchos se identificaran con la búsqueda, con esta exploración del tiempo recobrado.

“…y nada pudieron mis amigos
y mi pandilla de pequeños hunos
con sus caballitos de acero y su ansiedad temprana de ser héroes del viento
nada pudieron cuando asaltaron mi puerta
aquel verano de nuestros nueve años
y me dijeron vení cabrón
vamos a saltar banquetas
hicimos una rampa para llegar más lejos…”

( Ñ )





Parto el pan con tus manos
no puedo ver el final del hambre.

lunes, 4 de febrero de 2013



*Curitas/


I am flying on a star into a meteor tonight
I am flying on a star, star, star...


Sabes solo lo posible
-lo imposible lo logramos crear
sin manos.-

Hermanos
el sol no solo
 abunda en nuestros ojos,
sino en la sangre que fluye entre nosotros.

Podremos persistir aún contra
golpes y lograr un poco de la luna
de un estrella rota en triángulos
y luces.
-
Fotodiseño, Carolina Niño.
-