APROXIMACIONES: TRES BROTHER FAUNICOS/ LEONEL JURACAN, EDUARDO VILLALOBOS, JAVIER PAYERAS



Leonel Juracán: Por aquellos días ninguno nos podríamos imaginar que ese muchacho que a penas se miraba entre la multitud pudiera dar vida a tanta palabra a favor del arte. El poder de la poesía en la obra de Leonel es un Optimus Prime que narra desde su futuro un cataclismo celeste en el fondo de los ojos del hombre popular, doméstico, neutral, al margen. Tiene un libro que es como un manual para volverse invisible; otro que atenta a consumirse: Inflamable, que es donde encuentro un tono equiparado con uno de los grandes de la literatura: Gabriel García Márquez. Y su último libro de poesía llamado Fúnebre y Carnavalesco. Leonel, ya lejos de esa imagen de poeta maldito, ebrio de tanta vida y golpes, fuera de todo contexto secular del arte por el arte, a cada palabra pesada junto al olor de las banquetas, el humo negro de los buses y la nostalgia de todos esos rostros del interior de Guatemala.
Una vez le quise hacer una entrevista y como suele evadir los bochornos, de-construyó esa voluntad que me llevaba en el fondo, a ver por afuera, lo que había de interno.  Su trabajo en arte es sustancial y preciso, ha hecho ensayos breves que el llama textos museográficos, para Aníbal López o Regina Galindo. En el fondo es un poeta aunque se vista como oficinista.

Eduardo Villalobos: Una de las primeras características de Villalobos es su interés en lo cotidiano, tiene, a mi parecer, un radar para algunos detalles, esquinas y porosidades que podría pasar por alto cualquiera, se nota en sus poemas. Lo otro, según lo comentaba con otros amigos, es el tipo más educado con las mujeres que he conocido. Yo me siento  un salvaje a veces en ciertas reuniones sociales, pero Eduardo Villalobos sobrevive sobresaliente en ese mundo de rito y ceremonia; pero tengo que decir que no es porque se quiera comportar como alguien serio, no, en el fondo es un sentido de la cordialidad, de la amistad y del garbo natural que habría que tener siempre con las mujeres.
Eduardo Villalobos es un poeta urbano, uno de esos nuevos juglares entre la arquitectura art deco y noveau del Centro Histórico. Naturalmente, noto que tiene ese sentido de la modernidad, esa fractura y cicatriz que tiene todos los  poetas de ciertas generaciones. La post-modernidad, los video juegos, la música, la infancia y la violencia del tiempo, son algunos de los temas que este brother maneja, convive y compleja, resuelve.
Sus libros favoritos no deben ser muchos, Onetti y los fundamentales poetas, aunque ha leído lo suficiente para tener un criterio editorial, una noción del ritmo semántico. Aún así viste como un ejecutivo, aunque al revés de todo, siga siendo un bohemio. 
-
Javier Payeras: Hablando de libros, a mí se me imponen los libros bastos, vulgares de tanta elegancia, esos libros que podrían partirle la cabeza a un cabrón asaltante. Pero fue Javier Payeras el que nos enseñó a todos, creo, que el peso no está en el número de hojas sino en el filo que lleva dentro; en las palabras, que una palabra puede golpear como un Micke Tyson. Lo he dicho muchas veces y lo diré de nuevo, no existe otro poema que describa mejor lo que fue ser adolescente en los noventas que Soledad Brother, eso creo yo, y mi visión llega de haber, simplemente leído el poema y darme cuenta que eso era lo que sentía, identificarme con esa soledad. Pero al final Javier Payeras hoy en día no puede estar solo, no porque él necesite compañía, sino por que atiende si no decenas, quizás muchas actividades en algo que en Guatemala hace unos años era desconocido: el arte. En nombre de la cultura Javier asiste a reuniones y propone un modelo cultural que rebasa, lo digo sin una sola pisca de exageración, el modelo normal del intelectual en Latinoamérica.
Sus libros no logran llega a las cien o ciento cincuenta páginas, entre todas sus virtudes, no le quita mucho tiempo a sus amigos. Pero el tiempo es relativo, como relativos son los obstáculos que ha sorteado en esta ciudad de gente precisa, indolente, que Javier ha dotado de un hambre no de pan, sino de pura y espléndida poesía. De ese tamaño es y ha sido su imaginación.

Comentarios

Entradas populares