MANUAL DE LOS MASTURBANTES/ RESEÑA-SEMBLANZA-ENSAYO A LOS AMOS DE LA NOCHE DE ESTUARDO PRADO



            En un principio no pensé que Estuardo Prado existiera. Hasta una tarde que tenía que presentar un evento de poesía en el Gran Hotel y lo vi conectado en facebook. Le pregunté si podría leer parte de su libro y accedió inmediatamente. Ahí estaba con su familia a las siete de la noche. Su lectura fue una muestra de lo que alguna vez oí en las calles de la zona uno, un lenguaje que definitivamente nueve o diez años después de desaparecida la Editorial X seguía vigente.
            Luego de eso participamos juntos en alguna lectura en la zona diez, a donde nos llevamos unas botellas de vino tinto que mostrábamos sin ningún pudor mientras nos emborrachábamos de poesía y una locura santa. Hasta que una noche, no sé si por algún comentario mío, no sé si por el hastío terrible que dan las seis de la mañana de una noche en vela hablando de tantas literaturas, que Estuardo Prado me habló de empezar con un proyecto editorial. Nada más emocionante para mí, pero también entretenido para mi nuevo amigo escritor que debía ordenar y corregir esos cuentos que escribió entre México y Guatemala en esos años desaparecido.
            Antes, en uno de esos encuentros en el Bar Central con Javier Payeras, que ha sido un serio lector de toda su generación, además de un crítico crudo pero sin rebasar la buena fe de la amistad, me dijo que no sabía donde estaría Estuardo, eso sí, “si se estuviera portando mal ya lo hubieran encontrado”, bromeó. Bromeábamos todo el tiempo con el hecho de que se hubiera vuelto evangélico protestante y estuviera gritando a voz  partida que el fin se acercaba para todos. Pero no. Esa noche en el Gran Hotel que lo presenté para la lectura era el mismo, y eso si, su mito le valía tres mil putas.  Luego me di cuenta, en el transcurso de un intercambio de libros, música y comentarios de películas y mujeres, que estaba completamente ausente de lo que se decía sobre él. Era, después de todo un tipo tatuado sin ego, eso sí, irreverente en todo y rebelde por instinto.
            Estuardo Prado es hoy en día un héroe de su generación. Logró publicar a los mejores exponentes de hoy en literatura de ruptura y una propuesta nueva que esquivó y rebasó las filas de espera en esa sala repleta de jóvenes falsos (que eran aquellos dinosaurios oxidados); era pues un terrorista del lenguaje que dentro de sus libros vive muy cómodamente: Deleuze, Derrida, Lacan y Barthes.
            Como no me había sucedido desde hace mucho tiempo, me era imposible escribir sobre el editor y escritor de una novela como Los amos de la noche o El Libro negro. A pesar de algunas conversaciones largas al filo de litros y litros de cerveza Sol. Lo entendí de pronto al leer a Georges Bataille, que quizás si estuviera vivo hubiese sido uno de sus aleros para beber y hablar de tantas posturas en que las mujeres se ven más que bonitas desnudas. En efecto, entendí que la literatura de Prado es una híperparodia, una grandilocuente visión anti-literaria que estaba anegada de la cultura del rock, la gracia Light del consumo pop y la comedia completa de un mundo visto siempre como un infeliz guión de una película de bajo presupuesto. Por eso cuando veíamos esa película de Tenancius D, the pick of destiny, se me reveló esa hiperbólica forma de imaginar lo impredecible, que siempre o casi siempre, hacía romper en carcajadas ante lo inverosímil o, en caso contrario, tacharlo de anarquista inmoderado. Solo dos posturas radicales se esperaban de libros así, el disfrute inmediato de un viaje de ácidas imágenes o la rabia puritana de quien teme que sus principios se atrofien ante todo ese mar de blasfemias extravagantes.

            Por algunos meses le prestaba Los amos de la noche a gente de diferentes círculos. El más emocionado fue un dependiente de una cantina frente a la universidad que le tomó tanta devoción por dos horas que se lo terminé regalando. Normalmente la gente lo catalogaba de diferentes maneras. Este cantinero dijo que era una comedia comic. Alguien dijo que era como cuando se cuenta una película. Para mí, hoy por hoy, creo que es uno de esos libros que Guatemala nunca le perdonará a nadie. Por que el futuro no empezó ayer, sino anteayer, fuera de todo contexto, Prado ya estaba rompiendo filas desde hace mucho tiempo atrás bajo una herencia psicodélica y liberadora.

Comentarios

Entradas populares