NUEVO PROYECTO I


Por años hemos convivido con las hormigas mi amiguito. Son poéticas porque son infinitas. Pero sobre todo son el misterio porque aun no sabemos su lenguaje. Miguel Ángel Asturias termina un libro con ellas. Están por todos lados. Son ignorantes de nuestro mundo y a menudo nos invaden. Aunque lo más razonable es decir que nosotros hemos transgredido el hábitat de muchos, por ser nosotros advenedizos de tantas formas de vida. Hemos invadido antes que ellos, con los grandes edificios, extensas urbes de concreto, humo y residuos tóxicos. Hemos aprendido, con el tiempo, ha olvidarnos de lo microscópico. Compramos veneno para todo tipo de insectos. Nos parecen algo irreal, algo que ya no debería de coexistir en nuestro mundo, pero sobre todo nuestra actitud es de asco y desprecio. Se han hecho películas sobre arañas, Aracnofobia; sobre abejas asesinas, sobre moscas y sobre todo insecto. Muchos no saben aun de la ayuda que algunos insectos han aportado a la matemática, ingeniería o la ciencia en general. Además que con su estudio se ha comprendido parte de la evolución y formas de comportamiento según los climas que ha habido en la tierra desde hace dos mil millones de años.
            Antes que nosotros evolucionáramos, estaban ya acá en la tierra, cientos de formas de vida. Ya estaban las cucarachas y las hormigas, formas tan elaboradas como las libélulas, las arañas. Muchos de los seres vivos evolucionaron de pequeños seres unicelulares, los microorganismos daban con el tiempo vida a formaciones cada vez más complejas. No es de extrañar que algunos científicos afirmen que la vida sigue evolucionando en construcciones que van de lo ínfimo hasta lo tangible.
            Algunos escritores se han inspirado en los insectos, Neruda hablaba a menudo de las mariposas. Asturias comparaba a los Mayas con hormigas, y su literatura esta llena de alusiones a muchos insectos que habitaban en la selva, eran parte de su herramienta poética. García Márquez logra lo mismo con las mariposas amarillas. Augusto Monterroso se inspira en las moscas. Edgar Allan Poe propone de titulo un Escarabajo de Oro.
            Me parece maravilloso el mundo de los insectos, talvez esta pequeña reseña no contenga nombres científicos o datos precisos, o la gran cantidad de ellos, pero la escribí con el animo de un niño, en todo caso la erudición en general no conviene para textos que están simplemente plagados de raras arañas y peludos gusanos, llenos de hormigas por todos lados, llenos de palomillas y escarabajos… que finalmente ignoran tanto sobre nosotros que sin mas, la termita pasa de lado a lado los tomos de la Real academia de la Lengua Española.

Comentarios

Entradas populares