CARTA A UN MILLONARIO

El Estartazo es un programa que nos fascina, a mi compañera de vida y a mí. Nos encanta despertarnos riendo con los personajes de dos grandes amigos: Josué Morales y Celia Recinos. Son geniales. El año pasado, recuerdo que los encontré en Las Cien Puertas, los saludé con tanta alegría que les dije urgentemente que nunca perdieran ese milagro maravilloso, ese talento fuera de serie de hacernos reír cada mañana. La risa es una locura que nunca entenderán los sabios ni los fariseos. Mi compañera y yo amamos reírnos todavía. Esta nota es por un mensaje que postearon en Facebook. Preguntaban que haría usted si fuera rico. Muchos opinaron. Cada uno, de los miles de oyentes con su particular forma de responder. Pero me pregunté yo mismo que haría. Y pensé inmediatamente que de ser millonario procuraría ser feliz como cuando era pobre, pero además promover el arte en Guatemala. Pienso cada vez más seguido que el Ministerio de Cultura y Deportes va por muy malos pasos. En primer lugar al único que le hubiera gustado que estuviéramos compartiendo el dinero de la cultura con los deportes sería al escritor Ernest Hemigway. Pero eso esta muy raro. Muchos de los galardones que dan a los amigos de natación, karate o pesca los publican en prensa y en páginas completas, no así el premio nacional de literatura, los logros de algún paisano en el extranjero, las traducciones importantes de un Rodrigo Rey Rosa. La gente no sabe quienes escriben y podrían estar, pronto, manejando el rumbo de las letras en Guatemala. Apenas se destaca algún espacio para sugerir un libro.

Sin embargo me alegra mucho la otra vez que fui a Artemis Edinter ver el movimiento de entrar y salir gente, jóvenes estudiantes con libros de literatura e investigación. En Sophos, una de las librerías más completas que conozco siempre hay clientes buscando entre estantes el tesoro escondido en una incierta hoja de papel. Realmente no sé a quién hablarle, quién pudiera leer esta nota y hacer algo porque cambie todo en el Ministerio de Cultura, y haya mucho más presupuesto y junto con los campeones de tiro y gimnasia esté, aunque paradójicamente, también el nuevo premio Miguel Ángel Asturias o el autor de algún cuadro innovador. La verdad es que debería de haber en Guatemala, unos tres o cuatro millonarios que fueran buena onda y donaran un poco de su dinero a la causa cultural.


PD.

-Desde hace una semana escribo en Martesadas. Para los que quieran seguir mis relatos sólo les toca pulsar aca.

Comentarios

Manu ha dicho que…
Es totalmente cierto lo que decís. Se ha confundido la "felicidad" con el estar alegres, la felicidad es un ideal, un sueño, una visión, el estar alegres es un ahora, es real, es aquí.
La felicidad solo se consigue estando alegres por mucho tiempo, estando alegres ahora, y la suma de muchos "ahoras y alegres" nos dará a través de los años, la tan ansiada felicidad. El estar alegres es evaluable, la felicidad no. Saludos y que buen blog!
Buena onda por promocionar a Martesadas. En breve agrego tu blog a las sugerencias.

Entradas populares