MINI MAX (HOMENAJE A LA MADRE-&-PADRE)


He tenido una sola mascota en mi vida. Era un gato. Lo recuerdo plenamente. Pero más recuerdo el día en el que mi papá me lo regaló. Los regalos de mi papa eran regalos de un mago. Podía quitarse el reloj en el Kom Long de la 34 avenida de la zona 5 y dármelo como el regalo de toda la vida. Después de tres litros se quitaba los lentes oscuros y me los regalaba como otro regalo de toda la vida. Pero esa noche entró a la tiendita de la Palmita una señora indigente con un gato en una jaula como si fuera un canario. Pidió algo de dinero por el. Era un gato amarillo, seco y huraño. Mi papá estaba feliz porque tenía lo suficiente para beber hasta tarde. Me compró el gato ahí mismo sin preguntarme si lo quería o no.
Después de dos semanas en casa, cada sábado por la mañana me apliqué a enseñarle trucos de circo. Recuerdo que ya le era familiar y compartíamos buenos tiempos y mi comida. Así que el gato fue engordando y yo adelgazando un poco. Luego de la escuela, lo llamaba con un nombre bastante raro que ahora ya no recuerdo. Una tarde, bajó, amarillo con sus ojos marinos y mi mamá lo odio. Mi papá como siempre se había desaparecido. Una mañana me desperté con mi gato en la cama tan doméstico que lo invité a la par mía. Un mal movimiento debió inquietarlo y me mordió. Es lo único que tengo y que me hace recordar a mi gato. Porque una semana después, mi mamá lo regaló a los vecinos, unos señores cobaneros que lo recibieron felices porque era un gato hermoso ya, que además sabia trucos de circo y obedecer a ese nombre del que ya no quiero ni acordarme. Luego mi mamá me invento que los señores cobaneros se lo habían robado. Luego que se había comido su comida. Luego que yo le daba mi leche y que estaba ya muy flaco. Luego que odiaba al gato cada vez que lo miraba. Hasta que me confesó que estaba celosa porque yo ya no hacia otra cosa que pasar tiempo con el animal.

Las madres, como ya todos saben, hay que tener cuidado con ellas.

Comentarios

Entradas populares