Las Ofensivas
Anónimas de Raúl.







La felicidad general de un pueblo
descansa en la independencia individual
de sus habitantes.
José Martí

Ahora mismo mientras escribo esta sensilla nota, y a los diecisiete días de la toma de posesión de Raúl como nuevo presidente de Cuba, hay en el mundo una nueva duda: ¿Quién es Raúl Castro?
Raúl Castro estuvo casado con Vilma Espin, combatiente y protagonista de todo el movimiento de liberación. Se enamoraron entre los sobresaltos de la guerra. Ella, una chica muy comprometida con todo con lo que Raúl estaba comprometido, aparece en muchas fotografías al lado de Raúl, Fidel y del Che Guevara. Raúl Castro siempre fue un hombre de batalla, un guerrillero sin sueldo y con una conciencia rigurosa para juzgar las injusticias. Menos glamoroso que su hermano ha combatido en todas las avanzadas de la revolución con su eterno traje verde olivo y su gorra de comandante. Esto es algo que lo caracteriza hasta en sus hábitos más personales. Pues vivía tan metido en los oficios secretos de la revolución que sólo los más especializados sabían quién era realmente y conocían sus brillantes aportaciones en el conjunto de la revolución. Es un personaje que va hacer eco en la política mundial puesto que, según muchos estudiosos del proceso cubano, Raúl es de carácter fuerte y decidido.
También afirman que es una forma del gobierno cubano para entrar en una nueva propuesta mucho más práctica que ideológica, aunque Raúl sigue consultando en todo a Fidel, y Fidel no hace más que escribir, tratando de aprender la disciplina de su hermano, con la que permaneció oculto tras su sombra por más de cincuenta años.
Va a ser difícil, pues Fidel heredó de su madre el carácter de líder y su imagen e influencia ha permeado a todo el que lo rodea y aún más allá de las fronteras. Acabo de leer una nota muy reveladora que describe a la madre de los Castro, como una española sin miedo cabalgando en las plantaciones de su marido, armada con un fusil americano Winchester.
La revolución cubana ha sido mal interpretada, pero en la lucha de contrarios es necesaria, aún con sus miserias. Cada hombre y cada mujer bajo el régimen cubano son un estandarte en llamas que arde más allá de las filosofías de izquierda o derecha, son el puente a otro ser humano que se renueva con la dialéctica del futuro. En Guatemala, como en todo lugar del mundo hay veces que quisiéramos ser parte de esa historia.



Guatemala 11/03/08

Comentarios

Entradas populares